Microsoft ha anunciado hoy que su presidente ejecutivo, Steve Ballmer, ha decidido retirarse como CEO en los próximos 12 meses, y mientras se realiza el proceso para elegir a su sucesor, Ballmer continuará al mando del gigante de Redmond, guiándola en sus siguientes pasos para transformarla en una compañía de dispositivos y servicios que facilite a las personas realizar sus trabajos.