Grooveshark, uno de los servicios de música en streaming más populares de la red y a su vez, de los más perseguidos por la industria musical, ha perdido la batalla en los tribunales contra estas y anunció su cierre definitivo.