Luego de 25 años, y aprovechando la nueva interfaz gráfica de su producto estrella, Windows 8, Microsoft le ha dado un lavado de cara a su logotipo.