Desde que Instagram salió a la luz, se popularizó rápidamente entre los usuarios aficionados a la fotografía, ya que permite aplicar distintos filtros en las fotos para darles un toque más llamativo y por qué no, profesional, aunque muchos usuarios que suben sus fotos a dicha red social aseguran que sus fotos no necesitaron de ningún filtro.