Lo bueno de tener un smartphone con Android es que nos permite personalizarlo a nuestro gusto sin la necesidad de rootear o hacerle jailbreak al teléfono, por ejemplo el launcher (lanzador de aplicaciones o escritorio).