Parece que hoy será un día para la historia de la informática, Microsoft ha entragado su primer aporte (y open source) al kernel de Linux, su más acérrima competencia, se trata de unas 20.000 líneas de código licenciado como GPLv2 que implementan los drivers necesarios para correr Linux de forma virtualizada en PCs Windows.