Finalmente, luego de una largo proceso de casi 10 años, la ICANN aprobó los dominios .XXX para páginas web con contenido adulto, y ahora deberán pasar unos meses hasta que el ente encargado de los dominios analice bien el plan presentado por la ICM Registry para comercializarlos.