Tal como dice el título, la nueva norma aprobada por el congreso de los Estados Unidos da plena libertad a los proveedores de internet para que comercialicen los datos de los usuarios, como historial de búsqueda, localización y tiempo que estos permanecen en una página web.

La nueva ley fue aprobada con 215 votos a favor, todos del partido republicano, y 205 en contra, los de todos los representantes demócratas más 13 votos de miembros republicanos.

Para los republicanos esta aprobación era un paso necesario para eliminar regulaciones previas que eran excesivas, y con esto, las compañías podrán vender a los anunciantes datos de los usuarios por defecto y sin su consentimiento, aunque el usuario podrá solicitar que esto no se lleve a cabo.

Sus principales detractores aseguran que supone el fin de las protecciones establecidas hasta ahora. “Los datos de los usuarios pertenecen a los consumidores, no a los proveedores, y nunca deberían ser vendidos para el beneficio de las grandes operadoras”, declaró este martes el congresista demócrata John Lewis.

Fuente: El País