En el 2008, Edward Norton interpretó el papel del gigante verde Hulk, en un reboot que Marvel lanzó tras la desastrosa experiencia que resultó la película dirigida por Ang Lee el 2003.

Con el buen colchón dejado un par de meses antes con el estreno de la primera película de Iron Man, Marvel estrenó The Incredible Hulk con Norton en el papel principal, lo cual fue bien recibido por la crítica especializada y por los fanáticos del hombre verde, y supuso que veríamos a Norton interprentando el papel tanto en posibles secuelas como en la saga Avengers, pero finalmente no se produjo.

Mucho se habló al respecto cuando Marvel anunció que el papel de Hulk en Avengers sería interpretado por Mark Ruffalo y ya no por Norton, las malas lenguas dijeron que Marvel quería un actor más barato para el papel o que querían deshacerse de él porque era una persona intratable, hasta que la propia compañía salió a hablar para decir que querían a alguien que "encarne la creatividad y el espíritu de colaboración de los otros miembros del reparto con talento".

Hace un par de días, en el marco del estreno de su próxima película, Birdman, Edward Norton contó las verdaderas razones de su salida del proyecto.

“Mi sensación era que yo experimenté y viví lo que quería. Realmente, realmente lo disfruté. Y, sin embargo, miré el balance de tiempo en la vida que uno gasta no sólo haciendo ese tipo de películas, especialmente poniéndose a ello, así como las obligaciones que con razón vienen con eso. Había simplemente un montón de cosas, yo quería más diversidad. En cierto modo decidí continuar mi camino de tener una diversidad de experiencias. Tal vez en algún nivel inconsciente, yo no quería tener una relación con una cosa que de cualquier manera degradara mi efectividad como actor, en personajes. Creo que se puede hacer una especie de cosa una vez, pero si lo haces demasiadas veces, puede convertirse en un traje que es difícil de sacar, a los ojos de otras personas. Y si hubiera seguido adelante con ella, yo no habría hecho Moonrise Kingdom, o Gran Budapest, o Birdman, por todo eso superpuesto [Avengers]. Y eso fue más prioritario para mi, pero sigo siendo un fan y estoy muy, muy feliz de haberlo hecho una vez”.

Con estas declaraciones, Norton deja zanjado el tema del que tanto se habló durante estos seis años.