Anteriormente les conté la forma de saber qué extensiones relentizaban al navegador Firefox, para lo cual tendríamos que instalar una extensión que nos proporcionara dicha información. Pues bien, en el caso de Google Chrome, no será necesario instalar exntesiones para saberlo, ya que el navegador cuenta con su propio administrador de tareas.

Como ya sabemos, Google Chrome es un navegador multiproceso y sus extensiones se ejecutan como un proceso. Esto significa que podemos utilizar el Administrador de tareas integrado de Chrome para ver el consumo de memoria -y hasta el uso actual de la CPU- de las extensiones en ejecución. El Administrador de tareas mostrará también los recursos utilizados por las aplicaciones web instaladas en Chrome, así como cada pestaña del navegador abierta y otros procesos en segundo plano.

Para acceder al Administrador de tareas de Chrome, hacemos clic en el botón de menú del navegador, nos dirigimos a Herramientas y luego hacemos clic en Administrador de tareas (ver imagen a continuación) o simplemente presionamos las teclas Shift + Esc.

El Administrador de tareas nos dará una idea de lo pesada que es cada extensión. Se debe tener en cuenta que sólo las extensiones que se ejecutan en segundo plano se encuentran aquí, así que las extensiones que inyectan código en determinadas páginas pueden no aparecer en la lista, a pesar de que puedan tener un impacto en los tiempos de carga en dichas páginas.