Parece que hoy será un día para la historia de la informática, Microsoft ha entragado su primer aporte (y open source) al kernel de Linux, su más acérrima competencia, se trata de unas 20.000 líneas de código licenciado como GPLv2 que implementan los drivers necesarios para correr Linux de forma virtualizada en PCs Windows.

Este aporte es parte de un esfuerzo del Open Source Technology Center de Microsoft, unidad que actúa como un punto de unión entre las comunidades de código abierto interesadas en trabajar con Microsoft y los equipos al interior de la compañía interesados en la tecnología de código abierto.

El encargado de esta unidad, Sam Ranji dijo que "cada vez es más frecuente que las compañías busquen ayuda en Microsoft para tener éxito en un mundo de tecnología heterogénea, porque entendemos que reducir la complejidad es un factor clave para reducir el costo. Por lo tanto hay un beneficio mutuo para los clientes, Microsoft y las distribuciones de Linux comerciales y basadas en comunidad, al mejorar el rendimiento de Linux como un sistema operativo virtualizado en Windows Server".

Esto si duda es una gran noticia.

Fuente: Fayerwayer