El miércoles 23 de enero, un tribunal de Düsseldorf, capital de Renania del Norte-Westfalia (el estado federado más poblado de Alemania), sentenció que Rapidshare debería asumir con la responsabilidad de las infracciones llevadas a cabo por almacenar contenido protegidos por derechos de autor. El tribunal solo le dio una solución a Rapidshare: o impide la descarga de temas musicales por parte de sus usuarios (además de eliminar los archivos protegidos), o será condenado a cerrar.

Desde el popular servicio de descargas directas no han tardado en replicar. Consideran que la página web no puede ser considerada responsable de las acciones de sus clientes, ya sea la subida de música protegida o su posterior descarga.

Imposibilidad de cumplir
La sentencia, que tardará un periodo de entre doce y veinticuatro meses en hacerse efectiva, conllevará el cierre de Rapidshare. Aunque el tribunal ha dado la posibilidad de que la página siga, siempre que impida la descarga (y subida) de música protegida, esta solución, a la práctica es inviable. Según señalan los expertos, es casi imposible que Rapidshare pueda analizar, uno a uno, todos sus contenidos almacenados.

La sentencia, además, es un toque serio a los competidores de Rapidshare (Megaupload, Gigasize etc.) que podrían ver como la industria musical emprende acciones judiciales contra ellos.

Fuente: NoticiasDOT