Un trabajador del aeropuerto de Atlanta acabo con la entrepierna en llamas cuando su iPod Nano se transformo en un lanzallamas y empezó a arder sin motivo aparente. El desafortunado operario, llamado Danny Williams, tan solo acabo con heridas superficiales pero él asegura que el incidente pudo costarle la vida.

Según él mismo explica por un momento se convirtió en una especie de hombre en llamas que podría haberse confundido con un terrorista suicida en plena inmolación. Si las fuerzas de seguridad hubiesen estado cerca no habría sido difícil que le hubiesen disparado sin mediar palabra.

Su madre, la señora Elaine, ha declarado que el pantalón ardió durante unos 15 segundos antes de poder apagarlo. También ha confirmado que Apple se ha preocupado de solicitar el achicharrado iPod para proceder a estudiar lo que ha ocurrido.

Todo parece apuntar a un nuevo caso de batería defectuosa de Ión Litio.

Fuente: HispaMP3