Esta es la tercera vez que la Princesa del Pop Britney Spears vuelve a ingresar a una clínica de rehabilitación en Malibú, California; en otra tentativa para poder curarse de su adicción. Es la misma clínica que la cantante dejó el miércoles, donde estuvo tan sólo por 24 horas, este viene a ser su tercer intento de recuperación de la cantante de 25 años.

Gracias a este nuevo intento de la cantante, se suspendió la solicitud de audiencia que su ex esposo Federline había introducido en una corte familiar para pedir la custodia de sus dos menores hijos, Sean Preston (17 meses) y Jayden James (5 meses) y que estaba fijada para este jueves.

Al parecer Spears se apareció este miércoles por la noche en la casa de Federline, demandando ver a sus pequeños hijos, quienes están bajo el cuidado del ex esposo desde la semana pasada, quien a su vez le negó la entrada a la casa para que pudiera ver a sus hijos. Federline ha amenazado con ir nuevamente a la corte si la cantante vuelve a dejar la clínica de rehabilitación, y si lo hace, esta vez buscaría la custodia absoluta de los menores.

Se estima, que este nuevo ingreso de Spears, duraría entre 30 a 45 días, que es el tiempo considerado por el centro para el proceso de recuperación de los pacientes con adicciones.

Francamente esta chica ya quemó hace mucho, no sé porqué le gusta estar metida en el ojo de la tormenta.